De churris va la cosa.

16:36 Mónica 2 Comments

No soy de días concretos, yo soy de impulsos y llevo unos días queriendo hacer esta entrada. Hoy lo he visto claro; tenía que hacerla hoy. No sé muy bien cómo empezar, no se me da muy bien eso de expresar lo que siento, pero bueno, tú mereces que haga un esfuerzo.

Hace un año no te conocía, no tenía ni idea de cómo eras, permanecía con esa idea que me habían creado de ti, y que tanto dista de la realidad. Nos dimos una oportunidad, hablamos, nos reímos, y nos dimos cuenta de que nos unían más cosas de las que nos separaban. Durante todo este año he ido conociendo a una persona increíble, he encontrado en ti un apoyo, una tabla de salvación cuando la marea está un poco revuelta, has hecho que quiera volver a hacer reír a una persona cuando está mal, has hecho que me abra a alguien de nuevo, has hecho que vuelva a confiar...


La verdad es que te quiero, era una persona totalmente cerrada a la idea de volver a creer en la amistad sana, y...aquí estoy, que me has ganado, cabrona. Gracias, de verdad, no sabes lo importante que era para mi volver a creer en algo así. Gracias por aguantarme, por escucharme, por aconsejarme, por hacerme reír, por estar siempre ahí, por ofrecerme tu ayuda cuando lo he necesitado y, sobre todo y lo más importante, GRACIAS por no querer llevarme al huerto.

Y lo dejo ya, porque estoy tonta y no quiero llorar. Así que...eso, bueno...que...ya lo sabes, no hace falta recrearse tampoco.

2 comentarios:

  1. Cuando alguien nos devuelve la virtud de creer en algo mágico, se crea una especie de vínculo especial y la creencia de que será para siempre. Muy bonita la entrada, por mucho que digas que te cuesta expresarte.

    ResponderEliminar