El verdadero orgullo.

17:55 Mónica 2 Comments

¿Orgullo? Pues...no, la verdad es que no. No me siento orgullosa de mis gustos, no me siento orgullosa de que me guste la vainilla, el chocolate blanco, las sudaderas o los vaqueros...por lo tanto...no, tampoco me siento orgullosa de que me gusten las personas de mi mismo sexo, porque simplemente me gustan y ya está. Sin embargo, el orgullo que sí que defendería hoy sería el orgullo de haberme aceptado, de haber luchado para que nadie se creyese mejor o peor que yo, orgullo de haber tenido los cojones de ir contra el mundo, de no haber dejado nunca que me viesen llorar y haber aparecido frente a todas esas personas día a día con una sonrisa en la cara y con la cabeza bien alta. Orgullo de haber tenido las cosas tan claras siempre, de haber perseguido siempre la vida que he querido tener. Orgullo por estar consiguiéndola. Orgullo de ir tres pasos por encima de todas esas personas que deciden seguir con la mentalidad de la Edad Media. Orgullo de tener a mi lado a una persona que me quiere, que se preocupa por mi y que decide compartir conmigo su vida. Sí, hoy el orgullo que defendería sería el orgullo de ser como soy, y no me refiero a homosexual, heterosexual, bisexual o transexual...simplemente a ser como soy, alegre, borde, simpática, fuerte, divertida y bipolar pero sabiendo siempre cuál es mi sitio, y cuáles son mis derechos y, por supuesto, mis deberes que afortunadamente, son los mismos que los del resto.

Mi destino es el que yo decido, el que yo elijo para mi...

2 comentarios:

  1. Enhorabuena, por cómo escribes, por cómo emocionas a quienes te leen, por cómo ves la vida y, sobres todo , por hacerme creer que si más gente como tú viera la vida de la misma forma todo sería un poco, quizá solo un poco, mejor.

    Saludos!

    ResponderEliminar