27.

12:02 Mónica 5 Comments


¡Hola!. Soy aquella que una vez fue una amiga para ti, he cambiado demasiado y lo sabes. Ya no me da miedo hablarte, ya no repito mil veces la misma frase en mi cabeza antes de ponerle voz. Ya no me da vergüenza comer delante de ti, aunque si me sigo poniendo nerviosa cuando me miras. Ya no mido mis abrazos y besos pensando que igual crees que no son "éticos". Ya no me pongo nerviosa antes de verte por lo que pueda pasar, pero si me sigo poniendo nerviosa en cuanto bajo o bajas del tren porque no sé si voy a gustarte...qué tontería. Ya no espero sentada y viendo la vida pasar a que llegue algo mejor, ahora simplemente sé que contigo siempre habrá algo mejor. Mentiría si dijese que ya no tengo miedo a perderte, porque lo sigo teniendo. Mentiría si dijese que ya no me pongo celosa simplemente por la persona que se para unos segundos a hablar contigo, porque lo sigo haciendo. Ya no hago que el mundo ceda siempre por mi, ahora suelo dar un poco más mi brazo a torcer...sobre todo contigo, nunca me hubiese imaginado tener una novia con perro. Y sabes que no es broma. Ya no lo permito todo, ahora soy mucho más radical y exigente y dura y borde...pero también te quiero mucho más, y supongo que a ti te compensa. Ya no repugno los programas del corazón, ahora me rio y hasta lloro con ellos. Ya no tengo tantos prejuicios, aunque sigo teniendo demasiados. ¿Pero sabes qué es lo más importante?...antes no me despertaba con una sonrisa, antes no sonreía como una tonta por cualquier cosa, antes no soñaba despierta con niños, casas, mascotas y trabajos, y ahora todos esos sueños han inundado mi mente las 24 horas del día. Antes no...en fin, antes no estaba enamorada y ahora vivo por y para esto. Por y para lo nuestro. Por y para ti.


MysssM
779

5 comentarios:

  1. Que romántico todo, y que celosilla tú :D
    te sigo!

    ResponderEliminar
  2. Y tú y tú,y solamente tú,pintas de colores mis mañanas,solo tú

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito! Cuando leo cosas como estas, tan sencillas y contundentes, pienso en que sí merece la pena compartir la vida con alguien que se ama.

    "...pero si me sigo poniendo nerviosa en cuanto bajo o bajas del tren porque no sé si voy a gustarte...qué tontería". Mejor no dar nunca nada por sentado; así nos esforzamos más por mantenerlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar